Periodista Carlos Julio Rojas sufrió torturas durante 15 días en Ramo Verde

CarlosJulioRojas

15 días sin poder ir al baño, ingerir agua, comida, amarrado y hacinado, vivió el periodista venezolano Carlos Julio Rojas, en una celda de castigo de 2×2 metros llamada “El Tigrito”, en la prisión militar de Ramo Verde, donde se encuentra desde el pasado 6 de julio, en San Bernardino (Caracas) mientras ejercía su trabajo.

Luego de dos semanas incomunicado y sin derecho a visitas, la madre del comunicador, Sol Rojas, pudo verlo. “A Carlos Julio se le encontró visiblemente afectado con mucho menos peso y algunas marcas en su cuerpo. Durante esos días, también le fueron robadas sus pertenencias: ropa, comida, dinero y hasta un rosario que cargaba en el pecho”, relató.

ONG y defensores de los derechos humanos han denunciado el maltrato y aprehensión ilegal del periodista, a quien se le forjaron cargos y le sembraron un bolso con 5 granadas para castigarlo. Rojas también es dirigente comunitario de La Candelaria, en el municipio Libertador.

Familiares aseguraron que la celda de “El Tigrito” es un espacio ínfimo de aislamiento con gran cantidad de presos, y donde a Rojas se le mantuvo seis días sin poder ir al baño y dos días más sin ingerir agua ni comida, lo que constituye otro atropello a la protección del derecho a la vida sin justificación alguna.

“Lo que le está empezando a comprometer su estado de salud físico y mental”, señaló su madre en un comunicado.

“Hacemos responsable a los custodios de Carlos Julio por cuanto es evidente toda la violación de sus derechos humanos y controles excesivos mediante cámaras y cooperantes en el penal”, advirtió.

Al comunicador, en su condición de presidio, no se le ha permitido ni siquiera escribir, algo que ha formado parte de su trabajo y vida durante los últimos 10 años de ejercicio periodístico.

La madre del líder del Frente Norte Caracas, reveló que su hijo también fue amarrado y castigado junto con el dirigente de Voluntad Popular del estado Carabobo, Carlos Graffe.

“La brutal decisión de someterlos a estas torturas es porque no pueden aplacar su real preocupación por los venezolanos que luchan desde sus tribunas por el rescate de la libertad y la democracia de Venezuela, aun cuando están totalmente incomunicados en la Ramo Verde. El propósito es silenciar sus voces, sobretodo la de Carlos Julio que como periodista y luchador social ha trabajado por más de una década en función de resolver los problemas de sus vecinos y de todo aquél que le solicita ayuda”, expresó.

Precisó que este amedrentamiento continuo por parte del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional se ha extendido incluso a las puertas de la casa de la familia de Rojas en La Candelaria en la que se han apostado hombres con capuchas y armas largas desde hace más de 20 días.

Elenis Rodríguez, parte de la defensa técnica del periodista detenido, que lleva adelante el Colegio Nacional de Periodistas, señaló en días pasados que que el Tribunal 2 de Control Militar no contaba con pruebas que demostraran que Rojas cometía algún delito de carácter castrense y, por eso, le atribuyen la sustracción de efectos pertenecientes a las Fuerzas Armadas.

“El cuento del delito de traición a la patria y la rebelión militar hasta un niño de primaria sabe que todo eso es mentira y totalmente falso”, denunció Rodríguez.

A principios de julio, la madre del periodista explicó que el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, ofreció “30 días de vacaciones” por la cabeza de su hijo. Además, aseguró que cuando pidió una fe de vida Carlos Julio, le mostraron una foto en la que se ve esposado y en el piso.

CEV exigió cese de
Madre de Carlos Graf
Rate This Article:
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.