#EnVivoSiempre

Según el parlamentario de la Asamblea Nacional Lawrence Castro, el gobierno de Nicolás Maduro empeoró de manera drástica la situación financiera de los venezolanos debido a la liberación abrupta de la economía, la cual no fue informada a la AN.

El parlamentario señaló que el venezolano perdió la capacidad de pago y que hasta el dólar regulado por el estado ya está igualado con el paralelo. “La situación económica de Venezuela empeora al avanzar desbocadamente los pronósticos sobre la hiperinflación alcanzando la depresión económica, debido a los erróneos decretos económicos de Nicolás Maduro”, expresó

Castro señaló que el jefe de estado ha “destruido” la economía por hacer cambios “desastrosos” sin la debida “experticia”, trayendo como consecuencia mayor desempleo y “la partida de más jóvenes en búsqueda de empleo en otros países”, lamentó el diputado.

También le puede interesar: Bolsonaro propuso liberar posesión de armas a quienes no tengan antecedentes

Por otro lado, el legislador, ante el aumento de protestas que suceden a diario en el territorio nacional, señaló que el pueblo esta cansado de los malos servicios y la inseguridad, además de la hiperinflación que agobia a los hogares venezolanos.

“El gobierno perdió la capacidad de pago para el mantenimiento de los servicios públicos y el ciudadano común mucho menos la tiene. La seguridad no existe y los delincuentes hacen lo que quieren porque prácticamente han desaparecido cuerpos de seguridad mientras sus agentes se han dedicado al matraqueo”, a lo que agregó que todo comienza desde la cabeza del Estado, que esta siendo dirigido por un “presidente ilegitimo”. Por ello, el parlamentario llamó a retomar la lucha para revertir la situación actual.

 

Foto cortesía: Fronteradigital.com.ve

Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado.

 El diputado por la Asamblea Nacional (AN), economista y político, José Guerra, aseguró que el año 2018 significó una catástrofe para Venezuela. Todos los indicadores económicos y sociales mostraron un significativo deterioro, de igual manera, mencionó que el Banco Central de Venezuela (BCV) dejó de publicar las cifras correspondientes al Producto Interno Bruto (PIB) con lo cual priva a la economía de un indicador fundamental para evaluar su desempeño.

No obstante, explicó que “la Asamblea Nacional construyó un Indicador de Actividad Económica Mensual que aproxima razonablemente bien el comportamiento del PIB. De acuerdo con ese indicador, durante el lapso enero-septiembre de 2017 respecto a enero-septiembre de 2018, la actividad económica registró una contracción de 28,0%. En términos del período 2013-2018, la economía venezolana perdió aproximadamente 53,0% de su tamaño lo que evidencia un cuadro de destrucción generalizada”. 

El diputado mencionó que Venezuela experimenta un agresivo proceso de hiperinflación desde octubre de 2017 el cual se manifestó en una tasa de inflación anualizada de 1.300.000% en noviembre de 2018. Comentó que “una hiperinflación de esa magnitud se explica principalmente por los mismos factores que históricamente han dado cuenta de eventos similares, a saber, la monetización del déficit fiscal crónico que a partir de 2014 no baja del 12% del PIB, financiado fundamentalmente con emisión monetaria, forzosamente  tenía que degenerar en hiperinflación como efectivamente ha sucedido”. 
   “Ésta a su vez erosiona el poder adquisitivo de las remuneraciones de los trabajadores activos, pensionados y jubilados al punto tal que actualmente para adquirir la canasta básica de alimentos, medicinas y servicios se requieren al menos veinte salarios mínimos. Esto determina que los datos de pobreza  hayan aumentado hasta cifras escandalosas que exceden el 80% en 2018. Cierra así 2018 como una calamidad y sobre ella está reto pendiente de rescatar al país y hacerlo próspero y fuerte” expresó Guerra.

Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado.

Por medio del reciente informe del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), el sueldo promedio de los venezolanos ha sido devaluado debido a la hiperinflación y aseguró que para el cierre de este 2018 será posicionada en un  1.700.000%.

El reporte calcula que la economía decrecerá 15% y proyecta cifras poco alentadoras para 2019.

Asimismo, de acuerdo con la misiva, en instituto indicó que al finalizar el año el Producto Interno Bruto cerrará con una disminución de 15% en comparación con 2017, “acumulará cinco años consecutivos de decrecimiento”. Además, para 2019 pronosticó que decrecerá otro 8%.

El señalado informe dejó constancia del efecto devastador que ha tenido la hiperinflación en el poder de compra del salario. Además, señala  cómo en los últimos cinco años ha decaído el valor real del salario mínimo en Venezuela.

 

Foto El Universal

Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado

 

El proyecto de Ley del Banco Central de Venezuela se encuentra en su fase de consulta pública y antes que termine el año será presentada en la plenaria de la Asamblea Nacional, informó el presidente de la comisión de finanzas del parlamento, Rafael Guzmán, quien argumentó la necesidad de la implementación, ya que el país cumple un año en hiperinflación.
Guzmán aseguró que el BCV se convirtió en un cajero automático lo que ha ocasionado “la peor crisis de la historia”, así lo manifestó ante estudiantes de economía que participaron en la consulta, lamentó que con el actual gobierno y la falta de autonomía del BCV no se vaya a revertir la crisis. Este ley es la misma de 2001 y lo que busca es darle autonomía a la institución. En este proyecto de ley se elimina el control cambiario.
Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado.

La Constitución vigente, la cual es la norma fundamental de la nación, es muy clara en lo relativo al proceso de elaboración y aprobación del presupuesto que rige la política de ingresos, gasto y endeudamiento. Es fundamental precisar que la Constitución de 1999 no ha sido derogada y por tanto su contenido es el que guía la institucionalidad de la República. Cuando un gobierno viola la Constitución estamos ante un hecho de fuerza así los juristas del régimen quieran adornar el quebrantamiento del orden constitucional. El presupuesto es la ordenación de tres componentes: los ingresos fiscales, que pueden ser de origen petrolero y no petrolero, el gasto el cual se clasifica como corriente (gasto de funcionamiento) y de inversión y finalmente el financiamiento con el cual se pretende cubrir la brecha entre lo que se recibe como ingreso fiscal y lo que se gasta.

 

Es conveniente citar lo que pauta la Constitución sobre el régimen presupuestario. El artículo 313 dice lo siguiente: “La administración financiera del Estado se regirá por un presupuesto aprobado anualmente por ley. El Ejecutivo Nacional presentará a la Asamblea Nacional el proyecto de Ley de Presupuesto”. Más claro imposible, el único ente facultado para aprobar la Ley de Presupuesto, es la Asamblea Nacional y cualquiera figura jurídica alterna para sancionar ese presupuesto constituiría un acto ilegal y como tal implica una potencial penalidad a quienes lo ejecuten.

 

Similarmente, en lo concerniente al endeudamiento nacional, la Constitución es explícita y clara al señalar en su artículo 312 que “El Estado no reconocerá otras obligaciones que las contraídas por los órganos legítimos del Poder Nacional, de acuerdo con la Ley”. En otras palabras, aquellos bancos, países, entes bilaterales o multilaterales que otorguen o concedan préstamos al gobierno sin que se haya aprobado la respectiva ley de endeudamiento, estarán dando un salto al vacío porque ese endeudamiento no podrá ser reconocido y probablemente perderán los fondos que hayan desembolsados. Ha sido esta situación de ilegalidad lo que ha llevado a que Venezuela no haya obtenido financiamiento externo en momentos de dificultades, debido a que las instituciones financieras se han inhibido de prestarle a un gobierno que viola la Constitución.
Pero más allá de estos asuntos jurídicos, desde el punto de vista económico, la formulación de un prepuesto en medio de una hiperinflación es una actividad altamente compleja y difícil. Ninguna de las partidas de ingresos o de gasto termina ejecutándose tal y como se formuló. Pero lo peor de todo es que este adefesio presentado por Delcy Rodríguez, carece de lo elemental: las premisas sobre en cuánto se estiman la inflación, el PIB, el tipo de cambio y las exportaciones petroleras. Nadie las conoce. Está Venezuela a la deriva en materia fiscal, no se sabe el nivel de gasto ejecutado en 2017 ni en lo que va de 2018. El país se está administrando como una pulpería de pueblo donde el dueño de la bodega decide solamente él qué se compra y qué se vende, sin ningún tipo de control.

 

Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado

 

Debido a la prolongada crisis que vive Venezuela, Femsa se ve en la obligación de adecuar sus operaciones en el país, por lo que ajustará sus niveles de producción como consecuencia de la hiperinflación.

La información fue difundida por el director de Asuntos Corporativos de Coca-Cola Femsa, José Ramón Martínez, quien alegó que “estamos revisando la adecuación productiva al mercado actual, siempre manteniendo intacto nuestro compromiso de continuar con las operaciones en el país”.

Femsa, que cotiza en la bolsa mexicana, tiene cuatro plantas y 26 centros de distribución en Venezuela. La nómina es de 4.800 trabajadores y la medida contemplaría la salida de unos 2.000 empleados, más del 40 por ciento.

El presidente de la comisión de finanzas del Parlamento venezolano, Rafael Guzmán alertó que la hiperinflación en el país podría superar la barrera del millón por ciento, refirió que tan solo en el mes de agosto se registró una inflación de 223%.

Guzmán, explicó que ese índice representa un incremento de los precios de 4% diariamente. Detalló que para solventar la crisis económica en el país debe existir un cambio político.

El parlamentario agregó que las recientes medidas aplicadas por la administración de Maduro, representan solo una estrategia política con la que se busca acorralar a la población que diariamente sufre los embates de la crisis.

Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado.

Oriana Barroso-. El gigante de las comidas rápidas anunció este fin de semana que cerró un “número reducido de restaurantes recientemente”.

La información se dio a conocer a través de un comunicado en donde no se refieren explícitamente a la crisis por la que pasa Venezuela. “Continuamos adaptando nuestro negocio a la dinámica de los mercados en los que estamos presentes”, expresó la marca norteamericana.

La empresa no precisó el número de locales, pero la prensa local y usuarios informaron que son al menos siete, cuatro de ellos en Caracas. Siguen funcionando unos 120.

En el de Sabana Grande, en el este de la capital, sólo se mantiene abierta su pequeña tienda de postres, con precios impagables para muchos.

“¡Nueve millones de bolívares un helado! ¡Te volviste loco!”, se quejó un cliente.

El helado cuesta 90 bolívares soberanos, denominación lanzada por el presidente Nicolás Maduro el 20 de agosto y que restó cinco ceros a la moneda, pulverizada por una inflación que según el FMI cerrará 2018 en 1.000.000%.

“Si el dinero no alcanza para comprar la comida básica, ¿cómo voy a ir a un McDonald’s?”, dijo a la AFP Julián Peña, de 79 años. Un helado cuesta igual que un kilo de carne.

El caso de McDonald’s, que ya había tenido que cambiar su menú por escasez de insumos, se suma al del fabricante de neumáticos Pirelli, que el pasado lunes cerró su planta en Venezuela por falta de materia prima. Según el gobierno y el sindicato, se llegó a un acuerdo para reanudar las operaciones.

Otras multinacionales han cerrado en los últimos años por la debacle, como las estadounidenses General Motors, Kimberly-Clark, Clorox y Kellogs.

Pero no sólo McDonald’s ha clausurado restaurantes: en Sabana Grande, concurrido bulevar comercial, la mayoría de los negocios están cerrados: algunos no pueden costear el aumento del salario de más de 3.400% decretado por Maduro; otros temen por las fiscalizaciones del gobierno en las que obliga a bajar los precios.

Con representación en más de cien países y con más de medio siglo de historia, no es la primera vez que McDonald’s ha realizado cambios en sus operaciones en Venezuela. Hace dos años la marca llegó a suspender la venta de su emblemática hamburguesa Big Mac, según reportes, por falta de pan.

 

Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado.

Los economistas José Oliveros, Asdrúbal Oliveros junto con el también diputado a la Asamblea Nacional, José Guerra, señalaron que las recientes medidas económicas aplicadas por Nicolás Maduro, tendrán consecuencias desfavorables en la inflación, así como en el poder adquisitivo del ciudadano.

Guerra indicó que si bien era necesario un aumento de salario, éste no será suficiente para que la población pueda satisfacer sus necesidades, pues no se está atendiendo las distorsiones económicas que mantienen en crisis a Venezuela, como lo es el fenómeno de la hiperinflación.

Además, señalaron que comenzarán a registrarse, nuevamente, la escasez de productos tras los anuncios en los que se establece el precio al consumidor.

Por su parte, Capriles señaló que “El Petro” es la nueva farsa con la que el Gobierno pretende distraer a la población, “para que olvidemos, que la única solución es sacarlos del Poder”.

Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado.

A propósito de los anuncios económicos, realizados por este viernes por el presidente, Nicolás Maduro en materia económica, los economistas evaluaron las medidas como inconclusas, para hacer frente al proceso hiperinflacionario que vive el país.

Estás fueron las reacciones más destacadas:

Luis Oliveros

Un salario mínimo de Bs.180.000.000 en la coyuntura actual, implica el cierre de miles de empresas y el desempleo de muchísimas personas. Aunque el gobierno les pague el diferencial de la nómina por tres meses (algo que por cierto, va en contra de un déficit fiscal 0).

Henkel García

Salario mínimo en BsS. 1.800 = BsF. 180 millones. Una locura, tendremos la inflación diaria más alta de nuestra historia, no sé si de toda la historia económica del mundo.

Francisco Rodríguez

El gobierno de Nicolás Maduro no ha ofrecido un plan de estabilización macroeconómica. Lo que ha hecho es presentar un conjunto de medidas, algunas de las cuales carecen de sentido económico, que guardan muy poca coherencia entre sí.

Alejandro Grisanti

Los anuncios de Nicolás Maduro son un cambio radical a la política económica de los últimos 20 años. Dolarización y fuerte incremento de impuestos. Dada la restricción externa parece poco probable que logren estabilizar.

El incremento salarial, si bien fue brusco, era necesario. Nuestros trabajadores no podían ganar lo equivalente a menos de un kilo de arroz al mes.

Luis Vicente Leon

Es difícil analizar el programa presentado por Maduro porque se mezclan los anuncios realmente importantes y de fondo (y hay algunos ortodoxos importantes) con un maquillaje (populista) tan pastoso y contradictorio que confunde y complica la interpretación de impactos.

El gobierno ha reconocido la necesidad de anclar la economía a una variable externa a su control como el precio internacional del petróleo (una decisión acertada), pero lo hace camuflado en un vehículos bastante maltrecho en términos de confianza y viabilidad como es el Petro.

El gobierno ha reconocido la necesidad de legalizar el mercado paralelo y ha usado un valor cercano a su tasa de hoy (seis millones de BsF/$) para fijar el precio inicial del Petro.

El gobierno promete total disciplina fiscal y déficit cero. Aunque es una propuesta interesante, resulta inverosímil su aplicación, pues representaría pulverizar una quinta parte del PIB. Pero además resulta contradictoria con un aumento descomunal de los salarios.

 

¿Y usted qué opina de los anuncios económicos, resolverán la crisis que padece Venezuela?