#EnVivoSiempre

El gobierno de Noruega no ha emitido declaraciones tras concluir las reuniones entre los representantes del gobierno del presidente encargado Juan Guaidó y de la administración de Maduro, de cuyos resultados no se tiene información. Así lo indicó la periodista de la Voz de América, Celia Mendoza, quien resaltó que hay dudas sobre lo conversado entre ambas partes.

La comunicadora agregó que el despacho de Guaidó tampoco se ha pronunciado sobre estas reuniones, mientras que por parte del régimen chavista ha habido declaraciones. Mendoza destacó que según algunas personas cercanas a las reuniones, el informe emitido por la Alta Comisionada de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha causado tensión en las negociaciones. Es necesario, según la comunicadora, esperar un pronunciamiento por parte de Noruega, a quien consideró un actor neutral en esta serie de encuentros que iniciaron en la capital de ese país. .

AFP.- Noruega, país garante del acuerdo de paz en Colombia, se declaró este lunes “muy decepcionada” por el rechazo al acuerdo en el referendo colombiano e hizo un llamamiento a “salvar la paz”.

“No hay dudas de que estamos muy decepcionados”, declaró el ministro de Relaciones Exteriores noruego, Børge Brende, a la radio NRK.

“52 años de conflicto armado en Colombia deberían terminar (…). Que una pequeña minoría, la más pequeña posible, diga ‘No’ debe por supuesto ser tomado en cuenta y debemos trabajar a partir de ello en los días que vienen por si existen soluciones para salvar la paz en Colombia”, dijo.

Para sorpresa general, el 50,21% de los colombianos rechazó el domingo en un referendo el acuerdo de paz concluido con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) con el que se buscaba cerrar uno de los conflictos más antiguos del mundo.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y el jefe máximo de las FARC, Rodrigo Londoño (‘Timochenko’), habían firmado el acuerdo el 26 de septiembre, negociado bajo el patrocinio de Noruega y Cuba.

Santos había convocado al referendo para legitimar el acuerdo por el voto popular.

El pacto con las FARC, de 297 páginas, buscaba terminar el principal y más antiguo conflicto armado de América, un complejo entramado de violencia entre guerrillas, paramilitares y agentes estatales, con un saldo de 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados desde que comenzó en 1964.