El diputado William Dávila, rechazó los ataques por parte del Ejecutivo en los que señala que el parlamento  negoció con el Grupo de Lima, el no reconocimiento del nuevo gobierno de Nicolás Maduro,  a cambio de entregar al Esequibo.

Dávila, destacó que el régimen  quiere crear un “falso positivo”, cuando es público que desde el 2016  la AN ha aprobado seis acuerdos  reafirmando la  defensa de la soberanía en la Zona en Reclamación y la Fachada Atlántica Norte.

Dávila, cuestionó que se pretenda desviar la atención de problemas, reiteró que desde la pasada semana el parlamento  afirmó la bilateralidad de ese problema, por lo que no debería estar incluido en esta declaración.

“Nos debemos al pueblo venezolano y desde el 2016 este parlamento inició la  defensa de lo nuestro, no por presiones de otros países, sino porque es nuestra formación ideológica política y social “, puntualizó Dávila.

Asimismo se acordó la ratificación de la soberanía nacional sobre el Esequibo, su fachada Atlántica Norte y la Zona Económica Exclusiva que genera el Delta del Orinoco, y el rechazo a la política “exterior absurda y entreguista” de Nicolás Maduro, argumentando que la indiferencia mantenida en  esta controversia ha debilitado  los derechos de Venezuela en una actitud de traición a la patria.

Lea también: Guaidó: Iglesia católica es parte fundamental para gobierno de transición

Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado.

Se aprobó en primera discusión el proyecto de Ley de Migración de Retorno, cuyo texto legal contiene 16 artículos y su objetivo es regular, facilitar y promover el regreso voluntario de venezolanos migrantes que decidieron salir del país por diferentes causas, garantizando su reinserción laboral, social y económica, en un nuevo gobierno democrático que garantice el respeto por la Constitución, autonomía de los Poderes Públicos y las leyes.

La presentación del Proyecto de Ley estuvo a cargo del diputado William Dávila (Unidad-Mérida), quien resaltó que la herramienta jurídica busca proporcionar el basamento legal para promulgación, seguimiento y evaluación de las políticas públicas y estrategias que enmateria de migración y retorno en el ámbito internacional.

Lea también: Delsa Solórzano busca nuevos aires y se va de UNT

Dávila catalogó el referido texto legal como una “Ley de transición” porque está relacionada con aquellos ciudadanos venezolanos que emigraron por la crisis y actualmente poseen un estatus de exiliado, asilado, refugiado u otro.

De igual forma, señaló que en el Proyecto prevé el concepto amplio de refugiado, concepto migración voluntaria e involuntaria (deportación, vencimiento, requisitos legales de permanencia, etc.).

“El Proyecto de Ley tiene una carga moral extraordinaria, su intención no sólo es el regreso inmediato de nuestros connacionales, sino también busca que ese venezolano que tiene una profesión u oficio obtenido en el exterior, sea reconocido y, posteriormente, reinsertado a la actividad laboral, económica y social de la nación, donde exista un cambio de gobierno hacia el modelo democrático y constitucional”, afirmó.

El parlamentario argumentó que esta iniciativa legal sostiene que los venezolanos que deseen regresar al país no se consigan con obstáculos para poder reinsertarse en el ámbito laboral e impedir que se produzca “una especie de auto xenofobia entre los venezolanos”. Por el contrario, busca brindar condiciones seguras, confiables y objetivas para que los ciudadanos puedan adaptarse nuevamente a desarrollar su profesión u oficio en el país.