Tatuarse, un hábito que parece ser bueno para la salud

Las salpicaduras son..., de tinta. No hay motivos para creer que eso es una carniceria sangrienta.

Alejandra Pernía.-  Aunque todavía existen algunas personas que siguen asociando los tatuajes a personas rudas y maleantes, lo cierto es que es una práctica cada vez más común, que puede observarse en hombres y mujeres de cualquier edad.

De hecho, varios estudios científicos han contribuido a demostrar los beneficios que aporta para nuestra salud, tanto física como psicológicamente.

Un claro ejemplo es el de un estudio reciente llevado a cabo por científicos de la Universidad de Alabama, que demostró los efectos beneficiosos sobre el sistema inmune que tiene tatuarse. Y como ya se ha visto, la primera vez que una persona decide tatuarse, las defensas se ponen en guardia ante la tinta que invade el organismo, y si se vuelve a hacer más adelante éstas se irán reforzando, como si de una vacuna se tratase.

A parte de esto, un estudio de la Universidad de Texas, demuestra la correlación existente entre el número de tatuajes y el nivel de autoestima de las mujeres.

Una vez que te haces un tatuaje te corroen las ganas de volver a hacerlo próximamente y así, poco a poco, llega un momento en el que se convierte en una verdadera adicción. La culpa de que algunas personas se enganchen a los tatuajes la tiene la liberación de sustancias como las endorfinas, que son producidas por la glándula pituitaria y el hipotálamo como respuesta natural al dolor lógico de que nuestra piel sea perforada por una aguja. Esto actúa sobre los sistemas de recompensa del cerebro, produciendo una sensación de placer cada vez más necesaria y que da lugar a una adicción.

Pero… ¿a que se debe esta adicción?

Más allá de las connotaciones personales de cada uno, del mismo modo que ocurre con otras adicciones, la culpa de que algunas personas se enganchen a los tatuajes la tiene la liberación de sustancias como las endorfinas, que son producidas por la glándula pituitaria y el hipotálamo como respuesta natural al dolor lógico de que nuestra piel sea perforada por una aguja.

El problema es que esto actúa sobre los sistemas de recompensa del cerebro, produciendo una sensación de placer que se hace cada vez más necesaria y dando lugar a una adicción similar a la de otros compuestos, como la morfina.

 

Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado.

Imagen cortesía de Dani-TattoO – WordPress.com

 

Conferencia de Desar
Whatsapp incluirá c
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT